Consejos y trucos para limpiar puertas en tu oficina

limpieza de cristales profesional
Claves en una limpieza de cristales profesional
enero 16, 2019
instalación placas solares
Los 7 mejores consejos para llevar a cabo la limpieza de placas solares
febrero 4, 2019
Ver todos
limpiar puertas

Las puertas suelen ser las grandes olvidadas en el mantenimiento de muchos lugares, por lo que solo nos solemos acordar de ellas cuando la suciedad es muy evidente y sí o sí, toca limpiar puertas, o cuando comienzan a generar problemas a la hora de abrir o cerrar.

Por eso, es muy posible que ni siquiera te hayas planteado que materiales necesitarás a la hora de limpiar puertas, ni que hacer para que la limpieza sea realmente eficaz.

Por eso en Limpiezas Sil, como empresa de limpieza profesional en la que estamos acostumbrados a higienizar todo tipo de espacios y superficies, en este artículo te vamos a enseñar consejos y trucos para limpiar puertas de distintos materiales.

Para empezar, vamos a ver cómo limpiar puertas de paso ciegas

Cómo limpiar puertas lacadas

Dentro de las puertas tratadas con esta terminación, hay que distinguir entre las que solo llevan una mano de tratamiento, que se conocen como prelacadas, ya que este dato es muy importante a la larga, porque una vez que amarillean, es imposible conseguir el blanco original al limpiar las puertas.

Y una vez hecha esta matización, también hay que tener en cuenta que las puertas recubiertas con laca son delicadas, por lo que, si tienen polvo acumulado, primero hay que trabajar en su limpieza eliminando estos restos que de lo contrario podrían rallar la superficie al frotar con sistema humedecido.

Comienza por limpiar con un trapo seco el canto superior de la puerta, en donde dependiendo de la holgura se deposita mucha suciedad.

Después utiliza una bayeta suave, y retira primero la suciedad depositada en los relieves horizontales de la puerta, si esta no es totalmente lisa.

Como recogerás más suciedad, utiliza otra nueva bayeta para repasar el resto de la superficie.

Finalmente, con una esponja humedecida en agua jabonosa, elimina manchas y huellas, aclarando después solo con agua, y secando, por último.

Esta tarea se puede hacer de forma quincenal o mensual, dependiendo de la ubicación de la puerta y su uso.

Coincidiendo con el verano y el invierno, se puede limpiar las puertas lacadas de una forma más completa y profunda, siguiendo los procedimientos anteriores, pero en este caso sobre toda la superficie.

Aprovecha para engrasar las bisagras con un algodón impregnado en aceite común, si sientes que alguna de las puertas comienza a chirriar.

Cómo limpiar puertas de madera natural

Este tipo de puertas pueden presentar algún tipo de astilla, por lo que para evitar problemas y que al limpiar las puertas se pueda quedar alguna fibra enganchada, lo mejor es limpiar el polvo del canto superior con un trapo fuerte, y utilizar un cepillo de cerdas suaves o el aspirador acoplando su accesorio de cepillado comenzando a retirar el polvo de forma horizontal, de arriba hacia abajo.

Para quitar manchas puntuales, o cuando se quiere limpiar las puertas de una forma completa, se puede mezclar agua y vinagre en un balde, y con un trapo fuerte de algodón, fregar cada puerta trabajando en pasadas desde la parte superior, para terminar en la parte más baja.

Posteriormente aclarar con agua sola, y terminar secando.

También puedes utilizar un spray de limpieza con ceras después de limpiar puertas de madera, para protegerlas mejor y que brillen más.

Cómo limpiar puertas metálicas

Este tipo de puertas se suelen encontrar en instalaciones comerciales y a la hora de limpiar oficinas, y por lo tanto es fácil encontrar puertas de paso metálicas.

Las puertas metálicas de paso, siempre están recubiertas de una imprimación o barniz, por lo que puedes fregarlas con una esponja y agua jabonosa, aclarándolas posteriormente con agua sola, y secándolas finalmente.

Cómo limpiar la puerta de cristal

Si todas las puertas son de cristal trasparente, lo mejor es utilizar la técnica profesional para limpiar cristales, para lo que necesitarás un cubo con agua, una raqueta con labios de goma, una esponja, un pulverizador con agua jabonosa, y un trapo de algodón sin mezcla.

Comienza por pulverizar el contenido del espray en la parte superior de la puerta, y después extiende con la esponja por toda la superficie, para después comenzar a efectuar pasadas partiendo de un extremo superior hacia el otro lado, repitiendo el proceso hasta que termines en la franja más baja paralela al suelo.

Cuando finalices cada pasada, deberás de limpiar la goma con un trapo antes de continuar.

Retira los corros, y rayas con ayuda del trapo y repasa las imperfecciones y equinas para terminar de limpiar las puertas.

Limpiar puertas de cristal traslucido y con relieve puede ser más sencillo porque se aprecian menos los defectos, pero en este caso es mejor utilizar agua con amoniaco, para evitar restos de espuma entre los relieves.

Así que utiliza un pulverizador en el que previamente hayas introducido amoniaco y agua, esparciendo el producto por la superficie, siempre desde arriba.

Con ayuda de un trapo de algodón húmedo o una bayeta de microfibra extiende el producto frotando ordenadamente toda la superficie.

Después utiliza otro trapo del mismo material humedecido en agua sola, para retirar la suciedad, trabajando nuevamente en pasadas.

Finalmente utiliza un tercer trapo de algodón para secar y conseguir brillo.

Y ahora que hemos visto como limpiar puertas de paso ciegas, vamos a ver como limpiar puertas de paso con cristales.

En este tipo de puertas tras limpiar el polvo como te hemos explicado, conviene comenzar por la parte acristalada, en la que puedes utilizar una solución de amoníaco y agua, vinagre y agua o algún producto limpia cristales que podrás extender con ayuda de una bayeta de microfibra o un trapo de algodón para evitar las pelusas.

Como en los casos anteriores deberás aclarar y secar posteriormente.

Trabaja cada cristal desde el principio y hasta el final antes de continuar con el resto, y posteriormente ocúpate de la superficie de la puerta para completar su limpieza dependiendo de su material, tal y como te hemos indicado.

Cómo limpiar puertas de lamas

Si tienes que limpiar puertas con lamas, la mejor forma de recoger toda la suciedad es utilizando el aspirador con su accesorio de cepillo pequeño, pero si no dispones de este, puedes trabajar cada lama con una brocha plana para conseguir el mismo efecto.

Posteriormente utiliza una esponja humedecida en agua de vinagre o amoniaco dependiendo del material, y limpia en pasadas cada una de las lamas.

Después aclara con agua sola, y finalmente utiliza un trapo seco para eliminar los restos de humedad.

Y ahora que ya te hemos explicado algunos trucos y consejos para limpiar puertas, esperamos que puedas ponerlos en práctica y te resulten útiles.

Pero si realmente no te queda mucho tiempo para la limpieza, puede que sea mejor encargar el servicio a una empresa de limpieza profesional como la nuestra que por mucho menos de lo que imaginas lo hará de una forma eficaz y rápida.

Aprovecha el momento para encargar la limpieza de tus ventanas al contratar la limpieza de puertas.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies