Guía de empresas de limpieza de hospitales

servicios de limpieza
8 Servicios Limpieza, sus características y definiciones
Julio 30, 2016
limpieza de guarderías
Limpieza de guarderías: claves para limpiar, técnicas y productos
Agosto 8, 2016
Ver todos
limpieza de hospitales

Los hospitales son lugares con unos requisitos de limpieza y desinfección muy altos. Las actividades que allí se llevan a cabo, el trasiego de gente o las cocinas en el edificio son factores que comprometen la limpieza, por ello es muy importante la correcta desinfección para garantizar un entorno salubre con un ambiente limpio y desinfectado y evitar la transmisión de infecciones en el hospital.

En este artículo vamos a conocer cómo una empresa de limpieza de hospitales lleva a cabo su trabajo para asegurar el correcto funcionamiento de los centros. Empezamos por una introducción con términos relacionados para familiarizarnos con ellos ya que vamos a ir nombrándolos a lo largo del artículo.

Terminología relacionada con la limpieza de hospitales

Limpieza: Acción por la cual se procede a la eliminación de la suciedad de una superficie u objeto. Hace referencia a manchas que se perciben a simple vista o partículas macroscópicas.

Desinfección: Acción a través la cual se destruyen microorganismos de los fluidos, objetos y superficies y se impide su desarrollo.

Limpieza de rutina: Realizada según las técnicas básicas de limpieza con una periodicidad diaria.

Limpieza general: Realizada en profundidad, a parte de las superficies que se limpian habitualmente, también se realiza en paredes, techos y mobiliario, llegando a desmontarlo si es preciso.

Limpieza terminal: Realizada al finalizar un proceso para dejar de nuevo operativa y preparada un área determinada. Se debe retirar todo el material que no sea propio de la habitación y, a ser posible, ventilarla. Incluye una limpieza profunda, incluso armarios y reforzando aquel mobiliario que haya sido usado por el paciente.

Limpieza especial: Se da en ocasiones excepcionales, como cuando en un hospital existe un virus altamente contagioso que requiere de tratamientos de limpieza especiales.

Técnicas básicas de limpieza: Rutina que se inicia con la limpieza de superficies con un paño húmedo, un barrido húmedo y se finaliza con un fregado usando la técnica del doble cubo.

Barrido húmedo: se elimina la suciedad del suelo a través de medios que facilitan que las partículas se adhieran y así no se esparcen por el ambiente, suele llevarse a cabo con mopas húmedas.

Técnica del cubo doble: para este sistema de fregado se dispone de dos cubos, normalmente son de dos colores para identificar que uno es el cubo con agua limpia y otro con agua sucia.

¿NECESITAS EMPRESA DE LIMPIEZA DE HOSPITALES, CLINICAS O CENTROS SANITARIOS?

Si necesitas un presupuesto para limpieza de un hospital, clínica o centro sanitario no dudes en pedírnoslo. Te daremos precio sin ningún compromiso.

Perfil del personal de limpieza de hospitales

El personal de limpieza de hospitales tiene un perfil común al de otro profesional de otro sector, deben ser receptivos, adaptarse rápidamente a las nuevas tecnologías de limpieza, ser responsable, organizado y con orientación al trabajo en equipo. Las características de vestimenta y aseo son las mismas que las que garantizan una higiene diaria correcta.

Como vemos son características deseables en cualquier tipo de trabajo, pero la mayor diferencia que deben tener estos profesionales es mantener una actitud discreta sobre el diagnóstico del paciente, lo que ve o escucha durante su jornada laboral es confidencial y no puede ir comentándolo por ahí.

Protocolo de limpieza hospitalaria

La limpieza hospitalaria debe ser realizada de modo escrupuloso por la naturaleza de la instalación. Es un entorno donde podemos encontrar multitud de gérmenes, virus, bacterias y demás elementos que su no eliminación puede conllevar a la existencia de plagas o brotes que podrían comprometer la salud de los pacientes y del personal que allí trabaja.

limpieza de hospitales

La adjudicación del puesto a una empresa de limpieza de hospitales suele ser mediante un concurso de carácter público en los que las empresas deben cumplir varios requisitos para acceder al trabajo. Normalmente, esto ocurre en hospitales públicos, mientras que en la limpieza de hospitales privados, estos requisitos pueden variar.

Una vez contratada la empresa de limpieza hospitalaria, suele ser la unidad administrativa la encargada de vigilar que se cumpla lo estipulado y de redactar un informe cada cierto tiempo a modo de evaluación del trabajo desempeñado. En caso de registrarse deficiencias se realizan controles excepcionales.

¿Te está gustando el post? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Los centros hospitalarios deben determinar los protocolos de limpieza, métodos y horarios, así como designar responsables de la actividad.

La limpieza en centros hospitalarios va acorde con la división de los mismos en cuanto al nivel de infección que le supone al paciente y también en función del trabajo realizado en el área que tiene repercusión en el paciente. Guiándonos por este criterio, obtenemos 3 áreas:

  • Alto riesgo: son zonas con alta probabilidad de transmisión de infecciones o donde se realizan procedimientos de riesgo. Comprende área quirúrgica, unidad de cuidados intensivos, unidad de reanimación, unidad de quemados, bancos de sangre, paritorios…
  • Riesgo medio: salas con pacientes con transmisibilidad baja de infecciones, como por ejemplo consultas externas, urgencias, sala de autopsias, servicios centrales…
  • Riesgo bajo: son zonas no ocupadas por pacientes y donde no se realizan operaciones de riesgo de ningún tipo. Incluye despachos, oficinas, capilla, vestuarios, pasillos…

En cualquier momento puede cambiarse la inclusión de un área en un grado de riesgo u otro dependiendo del cumplimiento de unas condiciones determinadas, ya que si aparece una enfermedad altamente contagiosa en una zona de riesgo medio el hospital decidirá cambiar la clasificación a riesgo alto mientras lo considere oportuno.

Además, también se establecen categorías y grados. Las primeras tienen relación con la evidencia para apoyar su recomendación de uso o de no uso y los grados según las evidencias de estudios u opiniones que avalen la causa.

Limpieza de clínicas

Procedimientos generales en limpieza de hospitales

Las técnicas de limpieza se deben desarrollar con el máximo silencio y dentro del horario asignado sin dejar ningún elemento que pueda entorpecer el paso del personal.

La prioridad en cuestión de limpieza hospitalaria establece comenzar por las zonas no ocupadas, teniendo siempre en cuenta el trabajo del personal dentro de cada unidad.

A pesar de tener establecida una frecuencia para las tareas de limpieza, en caso de que se observe cualquier tipo de necesidad o deficiencia, la limpieza se hará siempre.

Las nociones básicas en cuanto a técnicas de limpieza son:

  • La limpieza se realizará de arriba hacia abajo, comenzando por las partes altas como lámparas o techos hasta llegar al suelo.
  • De adentro hacia fuera, iniciando la limpieza del lado opuesto de la entrada.
  • De lo limpio a lo sucio, se comienza a limpiar desde la parte más limpia a la más sucia, para evitar la proliferación de la suciedad y evitar su contaminación.

Características de la limpieza hospitalaria de rutina

  • En las áreas de medio y bajo riesgo, se siguen los procedimientos establecidos, es suficiente eliminar el polvo y las manchas. Las superficies que sufren contacto constante requieren limpieza con cierta frecuencia.
  • La limpieza mecánica en hospitales sólo es efectiva si elimina la suciedad.
  • Los conductos de aire acondicionado deben ser sometidos a programas de limpieza y mantenimiento.
  • Se imparten programas de formación para el personal de limpieza que les ayuden a entender la importancia que reside en su trabajo y lo efectivos que son los métodos de limpieza.
  • Se recomienda el uso del barrido húmedo como técnica de limpieza de hospitales.
  • Especial cuidado con el cumplimiento de los procedimientos de limpieza para no redistribuir los microorganismos y que no se contaminen los productos y utensilios usados durante la limpieza húmeda. Esto se consigue limpiando en primer lugar las áreas con menor grado de contaminación.
  • Los utensilios que se usan en el proceso de limpieza y desinfección deben de someterse a limpieza y ser secados inmediatamente después de su uso.
  • El fregado de las superficies se realizará con la técnica del doble cubo. El uso de un solo cubo, permitido en ciertas zonas, condiciona a que la solución se cambie con más frecuencia.
  • En la mayoría de las zonas del centro hospitalario es suficiente el uso de un detergente para la limpieza de las superficies, pero en determinadas zonas de alto riesgo sí que es necesario un desinfectante.
  • Todos los productos de limpieza y desinfección serán usados según las instrucciones del fabricante y con las medidas de protección adecuadas como guantes domésticos.
  • Los muestreos ambientales y microbiológicos de las salas de operación se realizarán dependiendo de las distintas situaciones que se den.

¿Te está gustando el post? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Materiales de limpieza en hospitales

Detergentes: se clasifican en diferentes tipos según la capacidad antiséptica de cada uno. Normalmente, actúan sin producir gran cantidad de espuma y su degradación biológica es sencilla.

Desinfectantes: el fin es que destruyan microorganismos nocivos o que inhiban su actividad. Se establecen diferentes tipos dependiendo de la composición que tengan, lo que provoca mayor o menor poder de desinfección y, en consecuencia, también cambia el valor residual. Según su poder desinfectante o a su grado de toxicidad, se usan en unas zonas u otras. Por regla general se deben rotar este tipo de productos para evitar la formación de cepas resistentes.

Paños: Los paños se clasifican por colores. Según el color asignado se limpiará con ese trapo una zona u otra. Por ejemplo, el azul para todo tipo de mobiliario u objetos que no sean ni sanitarios ni retrete. El amarillo para sanitarios sin ser retrete y el rojo para el retrete. Al acabar, cada paño se debe limpiar separadamente con una solución o producto específico.

Estos productos deben ser autorizados por la unidad encargada de la supervisión y se debe respetar escrupulosamente las instrucciones del fabricante.

Debe existir un equipo de repuesto de limpieza por si se da el caso de que se tengan que limpiar varios sitios a la vez y alguno de los materiales no esté aún desinfectado para su correcto uso.

Por regla general, los útiles de limpieza se desinfectarán, lavarán y secarán al finalizar la jornada laboral de cara a tenerlos preparados para el día siguiente.

Técnicas de limpieza según el área

Limpieza de la zona quirúrgica: normalmente la limpieza hospitalaria de estas zonas es llevada a cabo por personal específico y comparte las normas de vestimenta y aseo del personal

Limpieza de habitación de aislamiento: la limpieza de rutina se llevará a cabo del mismo modo que cuando una habitación está ocupada con la salvedad de que el material de limpieza que se use será exclusivo de esa habitación y de que el personal encargado de la limpieza de esa zona deberá llevar una indumentaria acorde con el tipo de aislamiento que se presenta de acuerdo con el protocolo establecido.

Limpieza de una habitación ocupada: cuando una habitación está ocupada por un paciente, se procede a limpiar después del aseo del mismo. Se empezaría por ventilación, recogida de residuos, barrido húmedo, limpieza general desde el entorno más cercano del paciente hasta los extremos de la habitación y fregado con doble cubo.

Limpieza de servicios o aseos: La secuencia de limpieza de los servicios va desde los elementos con menor probabilidad de infección como el espejo hasta los que puedan tener más, como el pestillo de la puerta.

limpieza de hospitales

Limpieza del suelo: en primer lugar, se da un barrido húmedo y después un fregado en zigzag con la técnica del doble cubo. Es importante señalizar las zonas húmedas con los medios oportunos.

Limpieza de conductos del aire acondicionado: esta limpieza cobra especial importancia por las bacterias que pueden alojarse ahí y propagar enfermedades. Debe ser realizada por una empresa especializada.

Otras zonas: la frecuencia de limpieza de cristales, paredes o ascensores vendrá fijada por el protocolo del centro hospitalario a no ser que existan manchas muy visibles.

Como vemos, mantener la limpieza de hospitales al día implica llevar a cabo distintas tareas con sus correspondientes procedimientos y productos específicos. Puede que nunca nos lo hubiéramos planteado, pero una empresa de limpieza de hospitales, además de la gran preparación que debe tener, realiza un importante trabajo.

Y tú, ¿ya sabes como elegir empresa de limpieza de hospitales y qué partes son las más importantes en esta limpieza?

Si tienes alguna pregunta no dudes en dejarnos y comentario y te ha gustado te invitamos a compartir.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo en tus redes sociales!