Limpieza Hospitales

Este término está estrechamente relacionado con hospitales y centros médicos, así como con su limpieza. Solemos escuchar que en estos entornos una buena desifección es fundamental, pero, ¿sabemos cuál es el significado de asepsia? En este post te contamos todo lo que debes saber sobre este término y por qué es tan importante para nuestra salud.

Qué es la asepsia: definición

Se trata de la ausencia de materia séptica, es decir, la inexistencia de sustancias que causan putrefacción y de gérmenes patógenos. Por tanto, es un estado sin infección.

También se conoce como asepsia al conjunto de procedimientos y técnicas utilizados para evitar que lleguen a nuestro organismo gérmenes, bacterias, virus y hongos.

Asepsia para evitar contagios: ¿cómo se producen éstos?

Cualquier ambiente puede estar contaminado por microorganismos que provoquen que enfermemos. En los centros de salud y hospitales estamos más expuestos a ser contagiados ya que son espacios cerrados en los que se concentran personas portadoras de virus y bacterias.

¿Cómo llegan estos agentes nocivos hasta las personas sanas? Un enfermo, cuando respira, traspasa al aire las bacterias que están en su organismo. Por supuesto, esta propagación es mayor cuando tose o estornuda. Las partículas infecciosas viajan en diminutas gotas de saliva. Las de mayor tamaño se depositan rápidamente en el suelo, sobre el mobiliario de las instalaciones y sobre la piel y ropa de las personas que están cerca. Las más pequeña flotan en el aire durante un largo rato. De esta forma, pueden introducirse en el organismo de la persona sana.

Objetivo de asepsia

Otro foco de infección son las heridas purulentas, cuyas bacterias pasan a la atmósfera, pudiendo infectar los cortes de otros pacientes. Este riesgo disminuye si el arañazo está tapado. Sin embargo, el momento en el que más agentes nocivos saltan al aire es en la sala de curas, cuando el enfermero venda al paciente.

Lo más sorprendente es que algunos estudios demuestran que la mayoría de los gérmenes que se encuentran suspendidos en nuestro entorno provienen de la piel de las personas.

Así, la aplicación de unos buenos métodos de asepsia y antisepsia en enfermería y en medicina, resulta fundamental para evitar la propagación de microorganismos nocivos y, por tanto, los contagios.

Tipos de asepsia

La necesidad de llevar a cabo una desinfección efectiva no es la misma en todos los espacios. Como los hospitales y centros médicos son los entornos donde más contagios se pueden producir, vamos a determinar en qué perímetro sería necesaria que hubiera una correcta asepsia:

- Los espacios de alto riesgo son los quirófanos, salas de aislamiento, unidades de cuidados y vigilancia intensivos, salas de extracción de sangre, paritorios, laboratorios…En definitiva, son las zonas donde existen muchas probabilidades de contagio por las actividades que allí tienen lugar. Aquí es imprescindible que la asepsia o ausencia de gérmenes y bacterias, sea perfecta.

Asepsia y antisepsia

- Las estancias con riesgo medio son aquellas en las que una correcta asepsia es importante, pero donde no existe tanto peligro de transmisión. Por ejemplo, las habitaciones, las consultas externas, las salas de fisioterapia o la cocina.

- Los pasillos, oficinas o almacenes, son espacios donde existe un riesgo bajo de que las bacterias se propaguen y contagien a los pacientes sanos. En estos entornos también viene muy bien que haya una buena desinfección.

Descubre muchos más detalles sobre la limpieza de hospitales y centros sanitarios.

Como vemos, las necesidades de limpieza y desinfección no son las mismas en cada espacio. Por esa razón, existen diferentes tipos de asepsia que deberemos aplicar en los espacios que las requieran.

Asepsia médica

Los médicos y enfermeros son personal de riesgo ya que trabajan con personas enfermas y están expuestos a infecciones y virus. Podemos llevar a cabo algunos procedimientos que nos permitan reducir al mínimo los elementos patógenos y así evitar contagios en zonas de riesgo bajo de clínicas y hospitales:

- Lavado de manos y aplicación de soluciones alcohólicas desinfectantes antes y después de entrar en contacto con el paciente.

- Utilización de guantes desechables si hay que tocar al paciente para estudiar una herida, auscultarle o examinar el estado de las amígdalas, entre otros.

- Utilización de indumentaria adecuada. El personal sanitario siempre debe hacer su trabajo con el uniforme correspondiente, que suele ser una bata o un pijama que consta de camisa y pantalón. Si fuera necesario, también tendría que cubrirse la nariz y la boca con mascarilla.

- Los residuos como vendas, escayola, gasas o jeringuillas, deben ser desechadas en el contenedor adecuado para que tal fin.

Las técnicas de asepsia en odontología son muy similares a las descritas en este apartado.

¿Te está gustando este post? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Asepsia quirúrgica

Se trata de la desinfección necesaria en los quirófanos. Su objetivo es que ninguna bacteria pueda infectar al paciente intervenido. En este caso, el mayor riesgo de contagio se da a través de la herida abierta.

Por otro lado, con esta asepsia también se pretende evitar que los microorganismos procedentes del cuerpo del paciente se transfieran a los médicos, enfermeros y al mobiliario. Para que sea efectiva tenemos que seguir a rajatabla los protocolos de actuación en estos espacios:

- El personal sanitario que participe en la operación debe estar correctamente aseado. Además, no deben llevar ninguna joya u otros elementos que puedan desprenderse, como pestañas y uñas postizas.

- Todas las personas que se encuentren en la sala de operaciones, tienen que estar cubiertas por ropa, mascarillas y guantes esterilizados.

- Todos los instrumentos que se vayan a emplear en la operación han tenido que ser sometidos a un tratamiento de esterilización para fulminar las bacterias provenientes de otras operaciones anteriores.

- Antes de la intervención, los médicos deben llevar a cabo la antisepsia de la piel que vayan a perforar. Esto es, tienen que limpiar la zona para acabar con los microorganismos patógenos.

- El campo de trabajo tiene que ser preparado y dispuesto para una intervención higiénica. Para ello se utilizan gasas y sábanas esterilizadas. Con la tela se cubre el resto del cuerpo del paciente.

Asepsia quirúrgica

- Después de la operación, los elementos desechables deben ser tirados al cubo específico para este fin. Por tanto, es importante deshacerse de agujas, gasas y cuchillas siguiendo este protocolo, con el fin de evitar contagios. La basura acumulada se llevará después a contenedores especiales para este tipo de residuos.

- Cuando la intervención ha terminado, la ropa se echa en bolsas para que la desinfecten en la lavandería.

- Por último, todas las personas que hayan estado presentes durante la cirugía tendrán que lavarse las manos antes de salir.

En esta web puedes conocer más detalles sobre la asepsia quirúrgica.

Productos antisépticos

Estos químicos se utilizan para acabar con bacterias y gérmenes. Existen antisépticos para la piel y para la limpieza. Un correcto uso de estos productos ayuda a mantener un buen nivel de asepsia en nuestras instalaciones.

- Povidona yodada. La solución de yodo y povidona con una concentración de entre un 1 y un 10% se utiliza habitualmente para desinfectar heridas que no sean muy graves. También se aplica de forma localizada sobre la piel de los pacientes antes de someterles a una cirugía.

Antisépticos

- Gluconato de clorhexidina. Podemos encontrarlo en soluciones jabonosas con una concentración del 4% y se utiliza para preparar la piel del paciente antes de perforarla para llevar a cabo una operación. En otras concentraciones más bajas se emplea para tratar la gingivitis y algunas heridas o quemaduras.

- Alcohol. A partir de 70º se puede utilizar para desinfectar la piel sana en pacientes que presentan sensibilidad al yodo. Es habitual encontrarlo en forma de gel para higienizar las manos.

- Peróxido de hidrógeno o agua oxigenada. En soluciones a partir del 6%, es bactericida, virucida, fungicida y esporicida.

Cómo conseguir una buena asepsia generalizada

Como ya hemos visto, el medio por el que se transmiten la mayoría de virus y gérmenes es el aire. Así, no podremos evitar que estos microorganismos nos ataquen en la calle, pero sí podremos mantenerlos a raya en espacios cerrados como los hospitales.

Para eliminar bacterias y otros elementos nocivos del aire se ha probado con muchas técnicas diferentes. Por ejemplo, la aplicación de químicos como ácido fénico y glicoles no es del todo satisfactoria. La utilización de rayos ultravioleta daña la vista y la piel de las personas expuestas. Sin embargo, el ozono resulta muy útil y efectivo en los diferentes tipos de asepsia.

Este gas tiene un gran poder desinfectante y desodorizante. Además, limpia en profundidad cualquier superficie sin dañarla. Es muy efectivo incluso con virus como el ébola. Por tanto, llevar a cabo una limpieza con ozono puede ser una buena solución. Ya no sólo para esterilizar material quirúrgico, sino también para higienizar los conductos de climatización y ventilación, de forma que el aire que se respire sea mucho más puro.

La limpieza con ozono es muy recomendable en centros sanitarios, pero también puede aplicarse en cualquier entorno, como fábricas, hoteles y oficinas.

Asepsia hospitalaria

La asepsia es el estado de ausencia de gérmenes y virus, pero también las técnicas que se aplican para prevenir la aparición de éstos o para exterminarlos en caso de que ya existan. Una perfecta desinfección es importante en cualquier instalación, pero resulta vital en los hospitales y centros sanitarios. Allí el riesgo de contagio de enfermedades es muy alto y hay que tener mucho cuidado para preservar la salud de los pacientes, del personal sanitario y de los visitantes.

Si quieres un espacio libre de infecciones y enfermedades y te interesan las diferentes técnicas de higienización, lo mejor es que contactes con una empresa de limpieza especialista en prestar estos servicios. En Limpiezas Sil conocemos las últimas técnicas de asepsia y antisepsia. Actualizamos constantemente nuestra maquinaria y mantenemos informados a nuestros trabajadores de las novedades en sistemas de limpieza y desinfección.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Mayo 4, 2017
Asepsia

Asepsia: ¿Qué es y por qué es importante para la salud de las personas?

Este término está estrechamente relacionado con hospitales y centros médicos, así como con su limpieza. Solemos escuchar que en estos entornos una buena desifección es fundamental, […]
Marzo 9, 2017
limpieza de quirófanos

Limpieza de Quirófanos

La limpieza en los quirófanos es fundamental, dado que en son lugares en los se produce un agravamiento de las condiciones en el desarrollo de microorganismos […]
Diciembre 30, 2016
limpieza de residencias

¿Cómo llevar a cabo la limpieza de residencias geriátricas?

Todos tenemos un concepto base sobre lo que significa la palabra limpieza cómo concepto genérico que engloba diferentes acciones encaminadas a eliminar la suciedad.0 shares Share0 […]
Julio 30, 2016
limpieza de hospitales

Guía de empresas de limpieza de hospitales

Los hospitales son lugares con unos requisitos de limpieza y desinfección muy altos. Las actividades que allí se llevan a cabo, el trasiego de gente o […]